Si has llegado hasta aquí es que estás planeando hacer una escapadita a El Bierzo, o bien ya estás por aquí preguntándote: bueno, ¿y ahorá qué hago? ¿a dónde voy?, o simplemente eres un curioso lugareño berciano comprobando si hemos incluido tu pueblo o rincón preferido en este artículo.Seas quien seas, vas a descubrir o redescubrir muchos lugares interesantes que ver en El Bierzo.

El Bierzo es una comarca leonesa situada en el interior del noroeste de la península Ibérica, conocida por su Denominación de Origen vinícola, así como por su excelente gastronomía (si vuelves de tu visita sin beber y comer bien, es que algo te ha fallado), destaca también como destino turístico dada su belleza paisajística y su patrimonio monumental.

El Camino de Santiago, que la cruza de este a oeste, irriga con unos 100.000 peregrinos al año el gran valle que el río Sil corta de norte a sur con sus aguas.

En el cruce de ambos: la capital, Ponferrada. Como satélites de esta, las histórica Villafranca de El Bierzo o la festiva Cacabelos, además de otros muchos puntos de interés.

Y en torno suyo, una colección de enclaves naturales, arquitectónicos y monumentales, entre los que destaca el paraje de Las Médulas, una de las muchas maravillas que ver en El Bierzo.

Todo ello hace de la comarca de El Bierzo un lugar de enorme atractivo para amantes de la buena mesa, el montañismo, el senderismo y el ciclismo… o simplemente para quienes saben disfrutar de un espacio rico y vivo como un vergel siempre en flor.

Una tierra de nadie, una comarca, con mucho carácter propio y mucho que ofrecer al visitante.

 

Ponferrada: la capital de El Bierzo

Ponferrada debe su origen y su desarrollo a los dos factores que más han cincelado la geografía de El Bierzo: el camino de Santiago y la minería.

La ciudad tiene un casco antiguo levantado en las inmediaciones de la enorme Fortaleza Templaria, construcción con la que esta Orden medieval proveía de seguridad a los peregrinos a Compostela; y una zona nueva volcada hacia la estación del tren, desarrollada durante el siglo XX gracias a la industria de la minería del carbón y la energía térmica.

que ver en el bierzo

Los Templarios eran algo así como la Guardia Civil de la época en el Camino de Santiago y, también, funcionaban como banco en el que depositar las riquezas de uno por toda la Cristiandad.

La Fortaleza de Ponferrada puede visitarse (la entrada son 6 euros) y en el interior se encuentra un palacio renacentista restaurado que alberga una colección de libros y manuscritos medievales llamada «Templum Libri». Se trata sin duda de uno de los lugares más impresionantes que ver en El Bierzo.

En el casco antiguo, destacan la Basílica de La Encina, la patrona de la comarca, y la fachada barroca del edificio del Ayuntamiento. Para ir de una a otra se debe cruzar la calle del Reloj, en la que se encuentra la antigua cárcel, ahora reconvertida en Museo de El Bierzo.

Es también la zona de «pinchos» y restaurantes más frecuentada por locales y visitantes.

Como es habitual en tierras leonesas, los bares suelen acompañar las consumiciones de sus clientes con una pequeña tapa de comida gratis (el «pinchín»). Por ello, es habitual que antes de la cena o en sustitución de esta se vaya de ronda, probando los diferentes pinchos de los bares, pues hay tal variedad que se encuentra para todos los gustos.

que visitar en el bierzo

Ponferrada cuenta con el Museo Nacional de la Energía, al que puedes llegar caminando por una senda a la vera del Sil que es una ruta de paseo urbano fresca y natural sin parangón en otras ciudades mayores.

El Museo Nacional de la Energía está instalado en una antigua central térmica y su visita es una de esas experiencias estéticas y educativas que marcan.

El paseo sobre las antiguas turbinas y generadores de electricidad, por entre las huellas del carbón, a través de los esqueletos de ladrillo y hierro de la industria que hizo de Ponferrada y de El Bierzo una zona rica en los mediados del siglo XX es un impagable ofrecimiento que la ciudad le hace en este museo al visitante, muy por encima del valor del precio de la entrada, que es de 3 euros.

 

Qué ver cerca de Ponferrada

Muy cerca de Ponferrada se encuentran varias localidades pequeñas que todo turista debería visitar.

El primer pueblo que ver cerca de Ponferrada es Molinaseca, en pleno Camino de Santiago. Aquí podrás visitar el santuario de Nuestra Señora de las Angustias, la Iglesia de San Nicolás de Bari y el famosos Puente de los Peregrinos, puente medieval del siglo XII.

La localidad cuenta con una oferta de ocio y gastronomía de calidad adaptada en precios al peregrino de la que cualquiera se puede aprovechar.

Las casas del pueblo responden al esquema de la arquitectura tradicional, conformando un entramado de calles de piedra por el que no defrauda perderse.

El cuidado con el que los locales han mantenido el pueblo para dar su mejor cara a los que van camino a Compostela se traslada a una estampa en la que Molinaseca demuestra ser una localidad alegre y viva donde pasar un día o una tarde resulta un plan inolvidable.

En verano, el río se usa como playa fluvial y no son pocos los que se atreven a meterse.

Otro gran plan desde Ponferrada es visitar el valle del Oza, también conocido como «Valdueza», refugio de monjes, santos y anacoretas que desde el siglo VII hasta el XVIII hicieron de esta zona la llamada «Tebaida».

Al final de la carretera, al pie de las montañas, el nacimiento de este río y Peñalba de Santiago, un pequeño pueblo de enorme belleza. Encajonado en los montes Aquilianos, cuenta con una iglesia mozárabe de incalculable valor artístico entre todo un conjunto armónico de arquitectura tradicional berciana sobre un empedrado singularmente bonito.

El acceso a Peñalba por carretera tiene paradas obligadas o al menos recomendables, como la de Montes de Valdueza, donde se asienta un antiguo monasterio que ahora está siendo rehabilitado.

Por todo el valle, se bifurcan las rutas para que los senderistas puedan conocer en su mudo esplendor este bien llamado «Valle del silencio», durante siglos dedicado al rezo y la oración que hoy configura una pieza de turismo rural como pocas en España.

 

El resto más visible de la Tebaida: la herrería de Compludo

La zona de monasterios no sólo ocupaba el Valdueza, sino que se expandía por los valles aledaños.

Se trató, durante siglos, de una zona de gran actividad económica al lado del Camino de Santiago.

Algo así como un Las Vegas monacal, zona de refugio, curación, oración y descanso para monjes y caballeros.

Una de las varias herrerías que había en la zona se mantiene casi intacta e incluso puede verse en funcionamiento en visitas orientadas por sus actuales dueños.

Se trata de la herrería de Compludo, en la localidad homónima, también cercana a Ponferrada. En nuestra visita, podremos ver cómo la fuerza del agua todavía es capaz de generar una energía brutal para que el martillo pilón golpee lo que quiera que pongamos debajo.

Aunque obsoleta para sus originarios fines, la herrería de Compludo sirve para ver en funcionamiento una industria medieval y conocer, con sus golpes, los sonidos y los espacios de una economía antigua pero inmortal. Es un lugar con mucha historia que ver en El Bierzo.

 

Cacabelos: Dionisos vive en El Bierzo

Si Ponferrada es la capital administrativa de El Bierzo y Villafranca la histórica, Cacabelos es la capital vitivinicultora de la comarca.

Este pueblo-ciudad, de algo más de 5.000 habitantes, goza de una salud económica estupenda gracias a las decenas de bodegas de vino que hay allí instaladas.

Los vinos de Denominación de Origen Bierzo tienen bastante recorrido en el mercado gracias a su gran peculiaridad: la variedad de uva mencía.

Esta hace que los caldos de esta tierra tengan un carácter peculiar, reconocido universalmente por los entendidos, que ha convertido esta industria en el mayor motor agroalimentario de El Bierzo.

La sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen, desde donde se lleva años trabajando en depurar y potenciar la imagen de marca, está aquí, en Cacabelos.

Y es en este pueblo donde el visitante puede conocer lo que es el carácter berciano en su mejor faceta: la fiesta.

Cacabelos cuenta con multitud de fiestas populares en torno a los diferentes momentos de cosecha y feria, lo que hace de la localidad un sitio de visita obligada si uno quiere maridarse con los bercianos en lo que es su ambiente propio: la alegría.

En la localidad hay dos museos, el del Vino y el de Arqueología, que merecen la pena por ser muy educativos. Si vienes de una gran ciudad, puedes quedar muy sorprendido de cómo en el ámbito rural son capaces de generar una oferta museística de tanta calidad.

Y es en Cacabelos, también, donde merece la pena conocer mejor que en ningún otro sitio los productos típicos de León, puesto que cuenta con el lugar más apropiado para ello: La Moncloa de San Lázaro.

En nuestro restaurante podrás degustar cosas tan típicas del Bierzo como la empanada, los embutidos, el célebre botillo, también, puedes visitar nuestra tienda con productos típicos, tanto de comida como productos artesanales donde llenar las maletas para la vuelta.

El edificio, además, es una «casona» prototípica de la arquitectura tradicional en su versión más lustrosa y gracias a que la finca es bastante grande cuenta con diversos espacios y ambientes, con tonos más rústicos y más románticos e íntimos, siempre abigarradadamente decorados «bercian style». En definitiva es uno de los enclaves más auténticos que ver en El Bierzo y no lo decimos nosotros, lo dicen nuestros clientes :)

cosas que ver en el bierzo

Durante los veranos, celebramos fiestas temáticas en La Moncloa de Cacabelos en las cuales es normal encontrarse con gente disfrutando de mojitos o caipirinhas y de la música en directo de alguna banda.

En general o ya sea en su máximo exponente (La Moncloa), Cacabelos es una localidad para sacar lo más hedonista que llevamos dentro y disfrutar de la comida, el vino, la música y los amigos; es decir: para sentirnos plenamente bercianos.

Cerca de Cacabelos puedes visitar el Castro Ventosa, un antiguo poblado astur (o cántabro, según preguntes), el cual algunos historiadores han señalado como «Bergidae», la ciudad bajo cuyas murallas, según el historiador latino Flavio, las tropas de Roma lucharon por primera vez contra los pueblos cántabros.

 

De monasterio en monasterio: de Carracedo a Vega y los Ancares

Muy cerquita de Cacabelos, casi sin desviarse al ir hacia Ponferrada, puedes encontrar el Monasterio de Carracedo.

Este es otro de los muchos monasterios que hay en la comarca, con la peculiaridad de que si eres aficionado a la arquitectura, te resultará un puzzle muy agradable de resolver.

Debido a que su actividad se alargó durante siglos, las diferentes ampliaciones fueron haciéndose bajo el paradigma estético y constructivo de cada época.

Por ello, el Monasterio de Carracedo muestra las señas de una larga vida de actividad a las que hoy accede el disfrute histórico en compañía del uso que se da al espacio para oficios religiosos y exposiciones culturales y artísticas.

Otros monasterios que merece la pena visitar es el de Vega de Espinareda.

En Vega, además, encontramos la puerta a la comarca de los Ancares.

el bierzo que ver

Esta sub-comarca de El Bierzo engloba los valles fronterizos con la provincia de Lugo hasta Asturias, que están declarados reserva de la biosfera.

Su belleza está a la mano ( o a los pies) de los senderistas gracias a todo un entramado de rutas bien señalizadas y una red de hospedaje rural de buena calidad.

En esta región puedes encontrarte con las pallozas, viviendas típicas de las zonas de montaña del noroeste ibérico (Asturias, León y el interior de Galicia) que se usaban para guardar el ganado y protegerlo de la lluvia con sus techos de paja.

También puedes encontrarte con osos y con urogallos. Si eso ocurre, procura no molestar a ninguno de ambos. A los primeros, por la que puede caerte; a los segundos, porque están en peligro de extinción.

cosas que ver en el bierzo

 

El mayor “must-see” que ver en El Bierzo: Las Médulas

Una visita obligada cuando uno se acerca a la comarca de El Bierzo es la que hay que hacer a Las Médulas.

Como un zarpazo aún hiriente en la montaña, el paraje despliega en tonos rojos una colección de horadados pináculos de arcilla para el pasmoso asombro del visitante.

La explicación es sencilla, aunque la ejecución viniera a ser todo lo contrario.

Lo que se muestra tan terrenal como marciano es el paisaje resultante de siglos de explotación minera por parte el Imperio Romano. 

Las Médulas son el resto visible más característico de un gigantesco mecanismo industrial de la antigüedad que se expandía cientos de kilómetros mediante canales y que usaba la fuerza de toneladas de agua para arrastrar la montaña y hacer accesible el oro que contenía. Era el llamado procedimiento de «Ruina Montium».

Los restos de aquella explotación aurífera son una de las estampas más señeras de El Bierzo y su impacto visual, que viene bien acompañado de su explicación gracias a los centros de interpretación y las guías que hay en la zona, un recuerdo que será difícil arrancar de la memoria del visitante.

Por su belleza paisajística y su interesante historia, se trata de uno de los parajes obligados que ver en El Bierzo.

que hacer en el bierzo

 

A vueltas con el camino: Villafranca del Bierzo

Villafranca del Bierzo es la capital histórica de la comarca. Y como tal lucen las fachadas de sus casas, faz de una cierta aristocracia agrícola y ganadera, y sus edificios institucionales tales como el Castillo-Palacio de estilo francés, la colegiata Santa María de Cluny o el edificio de la Diputación.

Los templos de San Nicolás y San Francisco de Asís dan muestra de la enorme actividad eclesial de la histórica urbe.

En el centro de la villa está sembrado el jardín romántico de La Alameda, con la fuente de la Chata en su centro.

Por las calles de la pequeña capital, la actividad ligada al camino de Santiago desborda los muros de cada casona con numerosos negocios de hostelería dedicados al turista, por lo que abundarán las ocasiones para disfrutar de la música en directo o incluso del arte escénico más auténtico, pues cuenta con un antiguo y encantador teatro.

Villafranca es una localidad hoy plenamente dedicada al Camino de Santiago con el tamaño perfecto para transmitir una sensación de acogida y reposo al viajero… pero también de oferta cultural.

Es bastante habitual en los meses de primavera y verano que tu visita pueda coincidir con algún evento de su nutrida agenda cultural.

 

Conclusiones: mucho que visitar en El Bierzo

El Bierzo es una pequeña comarca sobre cuyas fértiles tierras (es un antiguo lago inmenso, por lo que el suelo es muy rico y además cuenta con un clima de transición endémico que permite gran variedad de plantas) se han instalado diversos pueblos desde siempre.

Desde la industria antigua de los Romanos en las médulas, pasando por la economía medieval de la Tebaida o la moderna actividad térmica, la zona ha sido un foco de riqueza en todas las fases de su historia.

Hoy en día, el turismo rural y ligado a la cultura y arquitectura en torno al camino de Santiago, unido a una gastronomía potente y bien trabajada cuyo renombre nadie disputa, hacen de El Bierzo un polo de atracción para los viajeros más hedonistas. Como has podido comprobar, existen multitud de sitios que ver en El Bierzo muy atractivos e interesantes.

En este artículo puedes descubrir 13 pueblos del Bierzo que no te puedes perder.

Con lo que hemos compartido aquí, tendrías para cartografiar una primera visita. Pero El Bierzo guarda mucho más: rutas vinícolas, de senderismo o de ciclismo o festivales y romerías veraniegas…

Pero para todo hay un primer paso. Y en estas líneas hemos querido mostrarte algunos de los hitos entre los que puedes trenzar tus próximas vacaciones. Ya sea para un fin de semana o para una semana entera… pero siempre con la misma seguridad: El Bierzo presta; es decir: gusta y engancha.