Uno de los productos más especiales de la gastronomía española es la cecina. Curiosamente, en una provincia llamada León, este plato es todo un signo de identidad. La cecina de León tiene una merecidísima fama. Se trata de un alimento que lejos de estos paisajes se convierte en un manjar exótico. Quienes vienen a conocer esta zona de la península ibérica, siempre hacen bien en probarla.

Para nosotros, en La Moncloa de San Lázaro, en Cacabelos, es normal encontrarnos que nuestros visitantes se sorprendan con la calidad de la cecina. Algunos vienen a sabiendas de lo que es, otros la miran con indisimulado asombro. ¿Qué esa especie de jamón oscuro, que tanto tierno como en crepitante viruta lleva a cada bocado hasta una nueva dimensión?

La cecina puede tomarse de muchas maneras. De tantas como tu imaginación permita. Es una carne sana, pura proteína, y cuando te encuentras con cecina de León sabes que la calidad está garantizada. Obviamente,

Un producto como este, capaz de dar fama a toda una región, no es algo con lo que quepa cuidarse poco. Por eso merece la pena ser capaz de seleccionar su mejor versión, tal como hacemos en La Moncloa de San Lázaro. Aquí, en el centro del Bierzo, en nuestra tienda, tenemos un escaparate de lo mejor que la gastronomía y la artesanía son capaces de generar cerca de nosotros.

Con la cecina, sucede lo mismo: solo queremos la mejor. Por ello en nuestra tienda online puedes encontrar cecina de León de la máxima calidad con la que, ese es nuestro deseo, podemos seguir siendo un escaparate privilegiado de nuestra tierra.

Ahora bien: si no conocías este producto, estamos encantados de contarte tranquilamente por qué es uno de nuestros favoritos.

Qué es la cecina de León

La cecina es un tipo de fiambre que se obtiene generalmente del ganado vacuno. También se la llama «chacina», que es, asimismo, una forma genérica de referirse a los embutidos en general. Aunque, para cerrar la paradoja, la cecina no es un embutido, en el sentido recto.

De lo que sí se trata es de la forma más tradicional de conservar la carne de vaca, la cual antiguamente no se consumía tanto por el común de los mortales, aunque sí por los nobles. Por un lado, era una fuente de leche, y por tanto de sustento continuo. Por otro, estos animales también obraban como fuerza de trabajo.

En León este tipo de carne es muy abundante. De ahí que la cecina de aquí sea la mejor de todas. Como te decimos, la cecina de León es cecina, por lo general, de vaca. Pero hay muchas otras cecinas: las que tienen origen equino, o incluso de cabra. Ahora bien: la fama de la cecina de León es muy superior a todas las demás. Y por razones contundentes.

El sistema de curado de la cecina es similar al del cerdo, recurriéndose principalmente a la sal y al humo. Las partes usadas son la contra, la babilla o la tapa. En el caso de la cecina de León, las maderas que se suelen preferir son las de roble y encina. Este segundo árbol es muy abundante en El Bierzo, curiosamente el área más noroccidental de la península por donde podrás encontrarlas. Además, si te acercas a conocer Ponferrada, puedes hacerle una visita la patrona de dicha ciudad y del Bierzo, la Virgen de la Encina.

Con esas maderas y una carne de vacuno de primera calidad, la cecina de León tiene el éxito asegurado. La ganadería de vacuno en esta provincia es de las mejores de España. Tenemos una privilegiada dotación de recursos hídricos, con el Sil y el Esla y sus afluentes irrigando campos de verde.

Y es que a las vaquitas les gusta mucho la cordillera cantábrica, te lo aseguro. Son muy felices en lugares que puedes descubrir si te acercas a visitar León y  alrededores, como los Picos de Europa; o en la preciosidad que configuran los Ancares leoneses y sus pueblos que no puedes perder. Y con esos y otros escenarios… ¡cómo no obtener una excepcional cecina!

Presentación habitual de la cecina

La cecina puede encontrarse al alcance de los consumidores en diferentes formatos. Puede que venga por sí sola o como ingrediente de un plato que queramos preparar. En la gastronomía de León, es muy habitual encontrar platos que llevan cecina.

También de pincho en los bares. Esta es una tradición que suele sorprender a los que nos visitan. En León, es bastante habitual que se te ofrezca una pequeña tapa con cada consumición en los bares. Si a este pequeño gesto de generosidad se le suma la calidad de los productos más deliciosos de León y El Bierzo, el resultado es todo un acontecer.

En cualquier caso, si el placer de este sabor quieres tenerlo en tu casa, debes saber algo. La comercialización de la cecina suele hacerse en tres tipos: en tacos, en lonchas o en preparados de aceite. Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes por lo que te recomendamos que pruebes… ¡el que te guste más! Con la cecina como con el resto de los mejores embutidos de León la cuestión es picar y probar. Lo más probable es que, seguramente, te gusten todos.

Cecina en lonchas

cecina de leon

La forma más cómoda de comprar cecina son las lonchas. Con abrir el envase con cierta antelación a su consumo y dejar que se aireen un poco, estas delicias harán la boca agua de cualquiera sin ninguna dificultad.

Se trata de una forma cómoda de conseguir cecina y conservarla. Muy útil porque, de esta manera, siempre la disfrutaremos en su máximo esplendor. Sobres como estos son tesoros, regalos inolvidables, portadores de un momento para nuestros paladares muy especial.

Comprar Cecina en Lonchas


Cecina en taco

cecina

Pero si nos conocemos y sabemos que estos sobres nos van a saber a poco… siempre podemos comprar un taco. Está pensado para grandes consumidores. Una vez compres un taco de cecina, solo restará afilar bien el cuchillo.

Si queremos preparar unos buenos bocadillos o tenemos por delante una festividad importante, proveernos de estos tacos de cecina puede ser la mejor de las ideas.

Comprar Cecina en Taco


Cecina en aceite

cecina de vaca

Otra manera en la que se puede encontrar cecina en el mercado es en aceite. La potencia de dos sabores intensos, muy ibéricos ambos, es sin duda un gusto inconfundible que deberías probar.

Además, el aceite favorece la conservación de la cecina. De esta manera, lo que es bueno para que este fiambre dure, hace también que se impulse, y de qué manera, su sabor.

Comprar Cecina en Aceite


Valor nutricional y beneficios de la cecina

Cuando hablamos de cecina de León hablamos de un producto exquisito, sí. Pero también de un alimento sano, natural y tradicional. Exceptuando que hay que andarse con cuidado si tienes problemas de colesterol, es muy recomendable incorporar la cecina de León a nuestra dieta. Nosotros lo hacemos y si te acercas al Bierzo comprobarás que el resultado es que somos gente estupenda.

La cecina es proteína pura. Obviamente, dado su origen natural, también contiene grasa. Pero retirar esa pequeña parte, si es que es tu preocupación, resulta fácil siempre. Es un aporte tanto de fósforo como de calcio para tus huesos. Como no podía ser de otra manera, dado el proceso de su elaboración, te aporta sodio. Pero lo que igual no sabías es que con la cecina de León obtienes un gran aporte de hierro y de magnesio, así como de vitaminas A, B3 y B12.

Por lo tanto, con moderación, puede estar presente en cualquier mesa. Y como puedes comprobar, es una carne sana, que te aporta muchos nutrientes necesarios de una manera natural y saludable.

Con tanta proteína, la cecina es un premio para tus músculos. Es la cena ideal para después de un día de esfuerzo físico. Como por ejemplo cuando vengas a darte buenos paseos por los parajes más asombrosos del Bierzo.

La cecina constituye un alimento con un gran valor que despierta, cada vez más, el interés de muchos deportistas de élite. Una fuente de proteínas tan intensa es todo un tesoro nutricional. Además, por su alto contenido en hierro, es un aporte a tu dieta con el que harás bien en contar. Porque, sumado a todas esos aspectos positivos para ti… la cecina de León está deliciosa.

Visita Nuestra Tienda Online

Recetas con cecina de León

Si estás interesada o interesado en conocer la cecina de León, seguramente estés pensando en servirla como tapa. Una de las formas en las que este producto espléndido saca todo el partido a su protagonismo es con queso y aceite.

Así la servimos en nuestro restaurante en La Moncloa de San Lázaro. Puedes comprobar que es una receta sencilla a la par que inmejorable si te acercas por aquí tras descubrir todo lo que hay que ver en Cacabelos.

Sobre quesos… ya sabes, no hay nada escrito. Pero si nos aceptas algunas sugerencias, puedes llevar el disfrute de la cecina de León a otro nivel si la acompañas de manjares como el queso Chatín, elaborado con leche de vaca cruda.

O también con queso de cabra Veigadarte, una delicia made in El Bierzo que te encantará descubrir. Y si nos permites hablarte de algo de lo que estamos muy orgullosos, te sugerimos que acompañes una buena tabla de cecina con el queso de oveja zamorana Moncloa de San Lázaro.

En cualquier caso, completarás una combinación soberbia. Y por supuesto: no podríamos sino echar en falta para culminar el maridaje poner ante nosotros alguno de los mejores vinos mencía.

Pero la cecina de León puede ser la invitada más especial de algunos platos que si te animas a probar seguramente nunca olvides. Por ejemplo, en el risotto. Combinada con boletus, si eres de quienes se han rendido a esta manera de preparar arroces, seguramente estés deseando proceder a esta gastronómica intervención.

En la pizza, la cecina sorprende y agrada. Como es una carne de reyes, y tal es su sabor, puedes conseguir lucirte con una pizza de cecina si además usas ingredientes poderosos pero dulces, como pueden ser los higos o las castañas en almíbar. La verdad es que el resultado va a ser una receta muy pero que muy berciana.

Por cierto: que si tienes la lengua de un golosón, tal vez disfrutes combinando la cecina de León con mermelada de higos pasos. O con cualquiera de las mermeladas artesanales y naturales que puedes combinar en un plato de mermeladas.

Por su parte, las castañas del Bierzo y la cecina de León se llevan estupendamente bien. Están ricas por sí mismas pero, como ves, son también maravillosos ingredientes de cocina. Hay muchos productos elaborados con castaña que quizás no conocías y que te van a enamorar.

No podemos dejar de mencionar algo que seguro ya tienes en mente: las croquetas de cecina. Ideales para demostrar talento culinario si, por ejemplo, compras un taco de cecina y las últimas puntas, pasado el tiempo, se han ido endureciendo. Truquillos de toda la vida que también pueden ponerse en práctica añadiendo cecina picadita en el relleno de unas berengenas. Y en general, en cualquier receta en la que alguna vez hayas usado jamón, puedes darle una vuelta usando, en esta ocasión, cecina.

cecina leon

Conclusiones

La cecina es un producto típico de León del que nos sentimos muy orgullosos. En La Moncloa de San Lázaro tenemos comprobado que, entre quienes nos eligen para su estancia en El Bierzo, para su descanso en la ruta a Santiago o quienes nos honran convirtiéndonos en el escenario de su Luna de Miel, la sorpresa siempre es mayúscula. La cecina aquí es muy habitual, no solo una delicatessen excepcional como en otras zonas. Y además es muy buena.

Es un producto cada vez más demandado. Y con razón. Es nutritivo y saludable. Se elabora según una tradición de siglos. Sorprende, como te comentamos, al paladar y deja una sensación de saciedad muy grata. Es una comida de reyes típica de una región histórica, tierra de nobles, cuna de monarcas.

Para nosotros, en La Moncloa de San Lázaro, este es un manjar que nos encanta poder compartir. Ya sea en nuestro restaurante o en nuestra tienda, siempre podrás encontrarla.

La buena mesa es siempre una estupenda consejera. Lo sabemos bien en El Bierzo, donde nos caracterizamos por el buen comer y el buen beber. ¡Somos gente alegre y afectuosa! ¿A qué esperas para venir a conocernos? La cecina de León y el resto de embutidos y comidas te están esperando. Como el botillo del Bierzo, que si no lo has probado tienes la suerte de guardar la posibilidad de hacerlo por primera vez.

Toda la gastronomía berciana es un privilegio. Pero sin faltar a la verdad puede decirse, de alguna forma, que la cecina ocupa un lugar muy especial en nuestra plétora de excelencias. Esta carne seca, ahumada, con siglos de historia y tez oscura, enamora al olfato y la vista, al gusto y al tacto… y al alma.

Porque la cecina es la compañera ideal de los buenos momentos y su memoria está siempre ligada a grandes recuerdos. Hablamos de uno de los toques más especiales que puede ponérsele a la vida. Y poder contar con él y ofrecerlo, un empujón de sentido para la misma.

Visita Nuestra Tienda Online