Si hay un producto de la gastronomía de calidad, duradero y sabroso por encima de todos los demás, esos son los embutidos. Dependiendo de cada tradición, las diferentes culturas han encontrado distintas formas de mantener las carnes de cerdo o también de vaca, como la cecina, así como otros alimentos, durante el mayor tiempo posible.

Eso ha dado lugar a métodos de conserva, industriales y artesanales, para carne y pescado y hortalizas, entre otras muchas cosas. Pero… quizá sobre todas ellas estén los embutidos. Y conste que con esta palabra queremos referirnos al uso que se hace comúnmente de ella. Entendámonos: «embutidos» propiamente dichos son solo las carnes que se conservan en tripa. Pero todos sabemos que una tabla de embutidos que se precie tiene algunos inevitables invitados.

Por ejemplo, el queso. Es el mejor contrapunto que tiene una tabla de embutidos, solo mejorable si con ella maridamos una botella de un vino mencía del Bierzo.

Pero, al menos en el norte, somos incapaces de imaginarnos estas tablas si no es acompañadas de la cecina, la reina de los embutidos, sin ser embutido en el sentido estricto ella misma, es imprescindible en un piscolabis digno de tal nombre. O, aquí en El Bierzo, el lacón: delicioso por sí solo e inmejorable acompañado de pimientos asados del Bierzo.

Por tanto si vamos a hablar de picoteo, de buenos bocadillos, de pic-nics que se vuelvan inolvidables y de tapas de embutidos, no nos queda más que abrazar a toda la familia extensa de estos. Seguro que si no lo hiciéramos, los echarías de menos. A nosotros, por lo menos, cuando pensamos en embutidos se nos vienen demasiadas cosas buenas a la cabeza.

¡Como para prescindir de alguna si vamos a hablar de ello! ¡Esperemos no quedarnos cortos en el intento!

Qué necesita un embutido para ser un buen embutido

Para estar bien hechas, las cosas suelen necesitar dos cosas fundamentales. La primera, la material, de donde se obtiene el producto. La segunda, la manera como se elabora. Sin esas dos partes, no llegaremos a buen puerto.

En el caso de los embutidos, la cosa está clara. Como además son de los alimentos más antiguos que se tiene cuenta, la manera de prepararlos tiene siglos de tino y desatino en eso del ensayo y el error. Por su parte, la selección de las carnes, es todo un arte.

Con esas dos cosas en el bagaje es cuando conseguir productos de alta calidad resulta posible. Una magnífica materia prima y un cuidado extremo en la elaboración, con respeto a la tradición, es lo que consigue productos inmejorables.

En la zona de León sabemos esto muy bien. Por eso la cecina es uno de los símbolos de nuestra gastronomía. Y por supuesto el chorizo, dulce o picantón. Contamos con todo para ello. En la falda del Teleno, un monte mítico que puedes ver si te acercas a visitar Astorga, el clima frío es perfecto para que se curen los embutidos, tanto de cerdo como de vaca.

Por su hidrografía, la provincia es rica en pastos por lo que abunda el ganado vacuno. Pero al disponer de zonas altas en las que es posible secar las carnes, se consiguen maravillas de la gastronomía, únicas o casi únicas en el mundo, tal y como es la cecina.

Y por último… nuestro gusto por la buena mesa. En La Moncloa de San Lázaro lo tenemos muy claro: quien viene a Cacabelos a visitarnos espera que los embutidos, los platos, el vino y toda la comida en general sea excelente. Y claro: eso nos exigimos.

Los mejores embutidos del Bierzo

Primero de todo: ¡no se trata de un ranking! Te proponemos una selección para recordarte y recordarnos algunos de los mejores ejemplos de estos manjares. Dependiendo de la cada región, seguramente unos se superen a otros.

Nosotros queremos hablarte sencilla y llanamente de los que más nos gustan aquí. Entre otras cosas, para animarte a que vengas a visitarnos.

¿No conoces todavía nuestra comarca? Existen muchas maravilla que ver en El Bierzo. Sobre nuestra gastronomía también tenemos mucho que decir. En los embutidos está alguna de las mejores muestras de lo que somos capaces de hacer para colmar la mesa de quienes nos visitan.

Reserva una Habitación en la Moncloa

Por eso, desde La Moncloa de San Lázaro te sugerimos encarecidamente que en tu próxima escapada te acerques a El Bierzo. Nosotros estaremos encantados de recibirte. Tenemos, entre otras cosas, algo que puede interesarte… ¡y mucho!: nuestra Palloza-Tienda, donde podrás encontrar una colección de productos típicos y artesanales de la zona que, seguramente, van a tentarte.

Hallarás toda una enoteca con tintos y también deliciosos vinos godello, productos de alimentación, como embutidos, e imprescindibles de una visita a nuestra región tales como las mantas de lana merina.

Seguro que te están entrando ganas así que, para ir abriendo boca, ¿preparamos una tabla de embutidos?

La familia al completo: la fuente de embutidos

Cuando un plato rige el ritual de compartirlo, sirve para que una comida, ya en sus primeros compases, apunte alturas de ceremonia. Es lo que sucede con entremeses y, de todos los que existen, nadie negará que el mejor es la fuente de embutidos.

Sentarse a la mesa en pareja, en familia o entre amigos y compartir una fuente de embutidos es la mejor manera de conseguir las primeras sonrisas o incluso las primeras mini-disputas. Y si nos encontramos en alguno de los mejores restaurantes del Bierzo, surgirán los primeros asombros.

embutidos

Primero, porque aquí contamos con la reina de los embutidos, la inigualable cecina, que hipnotiza, y no es para menos, el paladar de nuestros visitantes. Su tez oscura seduce y su vigorizante aroma y sabor transmiten un telúrico rubor que recorre pastos, riberas y alturas. La cecina de León es un auténtico placer que se vuelve todavía mayor en compañía del resto de embutidos.

El lacón, por ejemplo, es otro de los invitados a la mesa que no puede faltar en una tabla de embutidos berciana. Si se acompaña de pimiento rojo asado de la tierra, la conjunción de su sabor con la textura del pimentín resulta inconfundiblemente deliciosa.

No puede faltar en la tabla el que generalmente es el favorito de los más pequeños: el chorizo curado. La fama de nuestra provincia para con este producto es prácticamente universal. Entre otras cosas, porque nuestra tierra está conectada con el mundo por esa vía milenaria que es el Camino de Santiago. Son millones los peregrinos que tienen, entre sus recuerdos, el olor del chorizo de león.

Si al lacón, la cecina y el chorizo les adjuntamos lomo embuchado y hacemos que no falte algo de queso de oveja, la fuente de embutidos estará completa y los entremeses de la comida listo para ser rememorado.

La cecina

La cecina es un alimento que tiene la particularidad de que necesita ser curado, como el jamón, pero que al ser carne de vacuno es necesario un clima muy húmedo, para poder pastorear las vacas.

Hablamos de una cecina auténtica, como la que se puede encontrar en El Bierzo o en León, con una materia prima de calidad.

Es por ello que acaba siendo muy peculiar y es un regalo que nos encanta hacer a los bercianos cuando visitamos amigos en otras partes del mundo. Siempre triunfa. Siempre nos hace sentirnos orgullosos de lo mucho y bueno que tiene nuestra tierra.

que son los embutidos

La cecina de León es imprescindible en una tabla de embutidos en El Bierzo, como te hemos contado. Pero existen muchas otras formas de presentarla. Por sí sola, un buen taco de cecina junto a un cuchillo y una hogaza de pan es ya un indicio de que se avienen placeres que la memoria hará imperecederos.

Si vienes, por ejemplo, a conocer los pueblos más bonitos del Bierzo, es bastante probable que te ofrezcan tapas de cecina con aceite de oliva y queso, por ejemplo. Es toda una delicia, una combinación de sabores estupenda. Otra forma de sacarle el máximo partido es preparando un revuelto de cecina y pimientos. Si nunca lo has probado, seguramente te fascinará este sabor nuevo.

¿Pero sabes cuál es la mejor manera de probar mil y una formas de presentar la cecina? Viniendo al Bierzo. Como te hemos contado, es tradición en esta tierra que cuando pidas una consumición en un bar te ofrezcan un pincho gratis. Es «el pinchín».

Pues bien: que no te extrañe si vienes, por ejemplo, a conocer Cacabelos que te ofrezcan algún pincho preparado con cecina. Lo sabemos por experiencia: a los de fuera es algo que os fascina.

Comprar Cecina de León

El chorizo curado

Si la cecina es la reina, el chorizo es el rey de los embutidos. Es un servidor completo, nos arregla el bocadillo de los niños… o el nuestro. ¡Mira qué bien sienta un bocadillo de chorizo curado de León después de una buena caminata conociendo los pueblos más bonitos de los Ancares!

embutido

En la tabla de embutidos, ya te lo hemos dicho, es un VIP. Pero tiene presencia en muchas otras recetas, como en unas elaboradas lentejas, y es el maná deseado de los estudiantes universitarios para sus platos de pasta.

Donde también se sienta en primera fila es en la empanada. Consigue darle ese saborín a todo lo que lo rodea que convierte cada mordisco en toda una experiencia. Por otra parte, si el cuerpo lo pide, no se le deben negar unos huevos de corral fritos con chorizo y patatas fritas. No pienses ahora en tus arterias… sólo disfruta.

Por último, tal y como te contábamos antes con la cecina, es muy posible que si te animas a visitar los pueblos más bonitos de León, en tu descanso en el bar te sirvan un poco de choricín como pincho. Es un producto tan antiguo que sabes que cuanto más te alejes de la ciudad será mejor. Disfruta su olor, que anticipa lo que tienes por delante. A una con su sabor notarás que el pimentón le hace tu cuerpo lo que la primavera le hace a los cerezos.

La cecina y el chorizo curado son un tándem con el que El Bierzo y León sabemos que podemos llegar muy lejos en la pugna por cuáles son los mejores embutidos. Pero no se trata de luchar, sino de disfrutarlos juntos. En La Moncloa de San Lázaro, estaremos encantados de que pruebes con nosotros estos y otros deliciosos productos.

Comprar Chorizo Ahumado de Vaca

El botillo y la androlla

Hay dos embutidos más que si vienes a nuestra zona seguramente quieras probar, que son el botillo y la androlla.

Del primero, el rey de la mesa berciana, te hemos hablado ya cuando te contábamos qué es el botillo del Bierzo y dónde comer el mejor. La androlla es su hermana pequeña y no es raro que se confundan.

La principal diferencia es que para elaborar androllas primero se ha de asar la carne, que para todo lo demás es la misma que se usa para el botillo (principalmente, costillas de cerdo). En el caso del plato típico de la comarca, la carne de este embutido gigantón se mete cruda en la tripa.

que es un embutido

A partir de ahí, ya no hay diferencias porque ambos han de curarse y ahumarse y, a la hora de cocinarlo, cocerse. Hay a quien le gusta más uno y quien prefiere la otra. Desde luego, todos los sabemos, al botillo, como a la cecina y el chorizo de León, la fama le precede.

En cualquier caso, tanto una como otro, acompañados de verdura y un buen vino del Bierzo, son garantía de buena mesa. Representan la misma tradición, centenaria, y el mismo deseo de hacer bien las cosas. Y eso es lo importante.

En La Moncloa de San Lázaro sabemos que quienes se interesan por El Bierzo, León y su gastronomía tienen las expectativas muy altas. Por eso, para nosotros, solo existe la meta de ser capaces de ofrecer lo mejor y de la mejor forma cada día.

Conclusiones

Hablar de embutidos hace la boca agua. Hablar de los mejores… y hacerlo desde El Bierzo, es una tentación en la que es delicioso caer, o tal vez elevarse. En primer lugar, porque son el alimento para compartir por antonomasia. En una tapa o en una fuente variada, consiguen servir para esa comunión social que hace de compartir una comida o un rato de ocio con la familia o con los amigos un bonito recuerdo.

Además, cuando nos acompañamos de un buen vino, en nuestro caso los caldos mencía, suponen un manjar indescriptible, una experiencia que uno siempre está deseando volver a repetir. Si además la llevamos con nosotros a algún paraje de incontestable belleza, para compartirlos con un ser querido en un merendero con la vista puesta en los horizontes, el sabor de la cecina, del chorizo o del lomo se vuelve un elemento que de alguna forma nos hace sentir vivos.

En La Moncloa de San Lázaro, solo nos quedaría añadir, sabemos esto y procuramos estar a dicha altura. Tanto en nuestra casa de comidas como en nuestra Palloza-Tienda, nuestra perspectiva es siempre, con los embutidos como con el resto de productos, dar lo mejor para ser capaces de mostrar lo mejor de nuestra tierra.

Visita Nuestra Tienda Online

Una comarca como El Bierzo tiene mucho que aportar en todas las facetas. En esta tan aparentemente pequeña, casi mínima, que son los embutidos, se puede encontrar, en cambio, la grandeza de nuestra tierra. Esta se expresa en el respeto y mejora de la tradición. También, en la continua selección de las mejores materias primas.

Gracias a una y otra convicción, podemos presumir de la cecina, el chorizo y el resto de embutidos. Solo nos falta poder compartirlos contigo.